Nuestras diferencias

enero 29, 2008 at 4:09 pm (Autores celebres) ()

Hoy les traigo un poema de un autor desconocido que encontre por casualdad en un libro de antologia literaria. El hombre se llama Eduardo Gioia y es de Capital Federal. Ademas de escribir unos espectaculars sonetos y unas poesias increibles, Edu tambien trabaja como escribano, abogado, profesor universitario y es Master en Management, aunque ya esta retirado como profesional. Publica sus trabajos como aficionado en memoria de su padre, y vale la pena decir que es demasiado bueno para ello. Aca les dejo un soneto para leer una y otra vez…

Si hay diferencias, amada mia
por ser yo noche, y tu ser dia
en nada nos separan; el orbe entero
es parte de lo segundo y lo primero

Si tu amor es tan grande como es el mio
y ambos confluyen al mismo rio
no existen diferencias y lo importante
es que las aguas sigan siempre adelante

La mezcla de luces conforma el alba;
crepusculo, sombras que tiñen malva
la testa regia del Dios del cielo

La luna y el sol, quizas con celo
veran confundirse en claroscuro
el dia y la noche de un amor puro.

“Nuestras diferencias”

Eduardo Gioia

“Nueva Literatura Argentina 2005 (Antologia)”

Anuncios

Permalink 2 comentarios

Poema es sin palabras

enero 29, 2008 at 3:15 am (Felicidad/Varios) ()

Un murmullo que sale de afuera
Una luz que entra por la ventana
Son indicios de caravanas
Que al silencio lo estropean

Con palabras que gritan por mí
Estas líneas, he yo de escribir
En silencio, con presencia del vil
Espectro que me hace sentir
Que el poema acabara sin nada,
Sin nada que pueda servir

Mira, despierta y explica
El porque del contundente silencio
Macabra noche, que en cogello
Muestra que la vida aquí no se aplica

Con silencio, un poema se escribe
Sin ruidos, un poema se crea
Y las palabras que en si acarrea,
Solo un chistazo las inhiben

Sin sobresaltos, sin aforismos,
Sin convencionales disparates
Poemas que no poseen palabras
Sino que las tienen por si mismos

Me paro, giro y tropiezo
Con el llanto de un sensible poema
Que situaron tan amena!
Estas líneas no tenían silencio.

Lo levanto, lo pongo en mis brazos,
Lo esculpo, le doy forma despacio,
Lo veo con ojos mansos
Y lo pongo de vuelta en lugar,
Hasta que un ruido vagabundo
Me lo vuelva a despertar.

Pighini Ramiro Joaquin

Permalink Dejar un comentario

Paqueño niño perdido

enero 26, 2008 at 4:25 pm (Tragedia) ()

Oye pequeño!
De nuevo te busco
Quiero recordarte
Corregir mis errores
Sentir mis añoranzas
Pasadas en el tiempo
Que terminaron en dolores
Una vez madurados
Al volcarse en mis sueños.

El primer amor
De cabello de fuego
Que diviso mi alma
En prematuro estado
Interrumpió mi calma
Y avasallo mi ego
Con sus cristales verdes
Dejando helado
Mi pensamiento infante

Hubiera abolido
Ese precoz columpio
Que aun se mece
En total silencio
Que anudo mi juego
Con un tonto gesto
Y un desliz furtivo
De anheladas fantasías
Sin sentido

El querer ser alguien
Que se sostiene
Del deseo abundante
De ser aceptado
Como persona
Como ser nato
Pero a su vez
Se connota
De rechazos

Oye pequeño!
No te he encontrado
Ni como pájaro en cielo
Ni como aguja en pajar
Ni como niño en parque
Ni como caballo en estancia
Ni como arena en mar.
No, no te he encontrado
Perdida infancia.

Pighini Ramiro Joaquin

Permalink Dejar un comentario

Sin pensarlo

enero 25, 2008 at 4:20 pm (Amor/Mujer) ()

He aqui un poema de mi autoria dedicado a esos malditos y frustrados amores adolescentes…..

No te alcanza con mirarme?
No te basta con ignorarme?
Aun no estas satisfecha?
Aun quieres seguir?
Ahora, que me vas a pedir?
Seguirás siendo flecha?
Para no pararme de herir?

Nunca debí acercarme
Y tomarte por la cintura.
Termino siendo atadura
De mi lengua, hecha un mimo.
Que ya le perdí la confianza
Que ya le perdí la cordura
Que ya no le temo, ni estimo
Y le perdí toda esperanza.

Si antes me mirabas y reías
Si antes me insinuabas con un ojo.
Pensaste que fue porquería?
Que era un juego inocente?
Que terminaría siendo un flojo?
Que te daría el mundo a tu antojo?
No me tomes por inconsciente
Pero me enamore de ti, sutilmente.

Ya no hable con nadie.
Me consumía solo, cada día.
Busque apoyo en una amiga
Para que mucho, tu, no esperes.
De un consejo, me abrió la mente
Y me dijo de repente:
“Es muy chica todavía,
Aun no sabe lo que quiere”

Seguí la frase. Te di tu tiempo
Pero de ti no me olvidaba
Y hacer algo necesitaba,
No verte para no ilusionarme.
Ya no decía, ni te cruzaba.
Esquive tus pasos en mi camino
Y escondi brasas de mi destino
Que carcomieron mi carne.

Y el reloj cruzo su hora,
Pero tu, en mi, no te fijaste,
Y la espera que aquí dejaste
No me dejo decidir
Entre ser hombre o ser capaz,
Y no es que no quiera decir,
No es que no quiera saber
Tan solo vete y déjame en paz.

Pighini Ramiro Joaquin 

Permalink 1 comentario

“Cuando duele el amor”

enero 19, 2008 at 5:20 pm (Autores celebres) ()

Hola a todos!!  Hoy les dejo para compartir dos poemas muy lindos de un poeta Cordobes llamado Antonio Mateo Allende (ojo, que nada tiene que ver con Isabel, o por lo menos eso tengo entendido). Estos poemas son tomados de su libro “Cuendo duele el amor” que no tienen nombre. Lo bueno de este sensible cordobes es que su carrera fue creciendo comenzando con simples mensajes de salutacion en tarjetas de aniversarios. Utiliza un lenguaje muy romantico y sensible que enternece a cualquier persona. He aqui….

Victimas de una ocasion:
la mire y ella me miro.
Cupido dijo: “Tal vez”
La bese y nos gusto.

Infiel y tonto a la vez
(la tentacion mata a la actitud)
Soñe que me enamoraba
pero en ese sueño faltabas tu.

—————————————————————————————–

Que injusto seria el final
si logra imponerse el llanto
¿Acaso de nada sirve
arrepentirme, amarla tanto?

Dios: si se olvidó del amor,
quiza puedas recordarselo.
Si tan solo esta dormido,
¡Concedeme a mi despertarlo! 

Antonio Mateo Allende

Permalink Dejar un comentario

Fin del camino

enero 19, 2008 at 4:40 pm (Tragedia) ()

Contemplado y sinuoso
camino que al andar
se convierte en desierto
de desesperanzas y lugubre
de azorados y viejos paisajes
que recuerdan la inutil
tarea de seguir en vano
los pasos que hace tiempo ya
he comenzado a dar.

Atravieso praderas
de extensos follajes
que sacuden mis penas
y profundos pesares.
Trato de evadirlos
descubrir la meta
de tan absurda via
sin brujula que guie
mi felicidad vivida.

Solo con los astros
que el cielo me brinda
y esa luna resplandeciente
que toca mi alma sordida
y sobrada de obscuro
amor inalcanzable,
sin viveres para el alma
ni alimento al corazon,
solo recurro a mi marcha
y al sonido de mi voz.

Solo un deseo me urge
del fondo de mi ser
que busca llegar
al otro extremo del mundo.
Ese mundo que camino
que, aunque no sepa
a que direccion dirijo
mi rumbo incierto,
se que he de culminar
con la muerte misma
porque ese camino,
ese mundo,
es la vida.

Pighini Ramiro J.

Permalink Dejar un comentario