Del agua a la tierra

abril 29, 2009 at 2:44 am (Amor/Mujer, Tercetos) (, , )

He aqui mi primer terceto escrito… Nunca se me dio por hacer uno y no se porque. Espero que les guste, habla acerca de lo que algunos llamamos una revelacion sentimental. Un “tirarse a la pileta”…

 

[Dedicado a esa pileta… con o sin agua]

Pegado al vidrio se encuentra un pez.
Agitando todo su cuerpo.
Variando el nado de vez en vez.

Saltó al aire, regresó adentro.
Volcó triste mirada al fondo,
e inmóvil se quedo en el centro.

Confundido se hundió en lo hondo.
Divisó tus labios moverse.
Escuchó pero se hizo el sordo.

Deseó poder esconderse
pero a la vez, quedarse allí.
Divagaba entre estar o irse.

Este pez siempre te ha visto así
con un silencio prolongado
que se hace presencia junto a ti.

Juntó ese coraje ganado
y se escapó de la pecera
que lo encerraba en el pasado.

Se transformó en hombre en la acera
y pudo observar sin distorsión
esa persona que en si, eras.

No hizo caso a ninguna presión
ni percató alguna distinción
Siguió un latido del corazón.

—————————————————————

 

Pighini Ramiro

…las cosas se dan “por azar”

Anuncios

Permalink 1 comentario

Versos solitarios

abril 23, 2009 at 4:22 pm (Amor/Mujer)

[Dedicado a Nadia, que tiene algo que siempre me va seguir inspirando. Dos hermosos ojos verdes]

 ———————————————————————–

Compadezco a los ciegos
sin la oportunidad
que han de tener mis ojos
y los de todos los demás,
de contemplar la relevancia
que sostiene el caminar.

Pues hoy, estos simples versos
llenarán tal agonía.
Contendrán pureza innata,
dulces rimas de poesía.
Formarán un universo
donde reinen fantasías.

No quisiera ser ausente
por un acto innecesario.
Yo no quiero ver las luces
alumbrando a un solitario.
Si he de buscar palabras,
lo haré solo en diccionarios.

Feliz. Oh! sea esta mujer
al leer (sus verdes ojos)
un extracto de suspiro.
Esto no es solo un antojo
que se dio espontáneamente,
sino un sentir que despojo.

Cuenta tu princesa, días
que has dejado olvidados.
Será detrás de un sentimiento?
O en sonrisas, camuflados?
Remueve hoy todas las horas
de tristezas del pasado.

 

raro

 

Pighini Ramiro

…las cosas se dan “por azar”

 ———————————————————————–

Permalink 1 comentario

Sin correspondencia

abril 15, 2009 at 3:10 am (Sonetos) (, )

Y estamos de vuelta… La verdad que me he sentido muy inspirado en estos ultimos dias… Tal vez sea porque he vuelto a sentir ese gustito tan dulce que se siente cuando una persona te atrae sin que vos lo quieras… Una especie de colapso que uno no espera que suceda, y que penso que ya lo tenia controlado como sentimiento… Pero que se le va a hacer, las cosas son asi. Sino la vida no tendria sentido.

Antes que nada quiero agradecer a una amiga, Mariajo, que mediante sus comentarios, me dio ese “empuje” que necesitaba para valorara mas mis escritos y ponerme las pilas de nuevo en esto… Gracias! Y te digo una cosa, el talento lo puede tener cualquiera, es solo que hay que saber bien donde buscarlo, despues sale solo. Ya nos vamos a encontrar en el msn, quiero conocerte un poco mas.

Bueno, y ahora les dejo un sonetito que hice hace poco. Catorce versos endecasílabos que hablan sobre lo dificil que es afrontar un amor sin contrapartida…

 

Sin correspondencia

Las falsas muecas de un rostro dolido
emigran de mi alma en tono perdido.
Oh! Cual caudal de tan inmenso río,
me haya inspirado a tenerte conmigo.

Seré tan solo un hombre o un amigo.
Seré la cruda nieve en este frío.
Moriré antes de darme por vencido.
No concluiré en otro acto fallido.

A cada hecho que he acontecido
dejaré (en su lecho dulce) dormido,
y retribuiré penas sin sentido.

Aun los vagos recuerdos del olvido,
saben que mi corazón se ha surtido
de esos amores no correspondidos.

Pighini Ramiro

…las cosas se dan “por azar”

Permalink 1 comentario

Dejar de esconderse

abril 7, 2009 at 3:03 am (Vida) (, , , )

Algo que la gente olvida es lo bien que se siente uno cuando libera sus secretos, sean buenos o malos al menos han sido destapados, te guste o no; una vez que los has destapado no tienes que esconderte tras ellos nunca mas. El problema con los secretos es que incluso cuando cres tenerlo todo controlado… no lo esta.

Monologo de “Grey’s Anatomy” – Primera temporada – Capitulo nº 8

greys-anatomy

Permalink 1 comentario

Certezas

abril 4, 2009 at 10:36 pm (Sonetos) (, , , )

Jamás busqué alguna primera estrella;
ni tampoco agujas en algún pajar.
No perdí tiempo en respuestas encontrar.
Mucho menos en olvidarme de ella.

Busqué en el cielo la luz que destella.
Busqué la simpleza en la complejidad.
Mi propia inteligencia fué la verdad.
Comprendí que el amor nunca se sella.

Oh! cuanta certeza tiene la obviedad,
que no crea trancos en el camino,
ni devuelve al monte su virginidad.

Oh! Que inequívoco será el destino,
que las uvas de la vid que has de cortar,
serán mañana los mas dulces vinos.


Pighini Ramiro

…las cosas se dan “por azar”

Permalink 1 comentario

Tiempo pasado, tiempo presente

abril 1, 2009 at 1:26 am (Vida) (, , , )

Tiré las cosas que molestaban.
Guardé tan solo lo necesario.
Miré fijo al espejo frente a mí.
Dí la vuelta para solo irme.
Tomé aquel abrigo que colgaba,
lo calé en mis hombros friolentos.
Abrí la puerta más gigante
que en mi vida alguna vez conocí.
Saludé vagamente a la gente.
Con un portazo de aquella sala
y con coraje enjaulado, salí.
Mi aliento sobraba el frío vapor
que a menudo he conseguido sentir.
Los pasos, cada vez más marcados,
retumbaban con un eco atroz.
Y las personas que caminaban,
no percataban su alrededor.
Morí de frío aquella noche,
caminando sin rumbo definido.
Reconocí que estaba abrumado.
Abrumado, o tal vez herido.
Horas y horas contó mi reloj.
No exisistió cansancio absoluto
ni mucho menos, algún tropiezo.
La noche no terminaba nunca.
El día duraba dos minutos
gracias a las incandescencias
que toda ciudad suele tener.
Me sentí solo, aunque personas
todo el tiempo veía caminar.
Y fue el vacío que sostenía
tal vez, lo que me hizo continuar.
Casualidad? o solo salvedad?
Lo que divisaba allá a lo lejos?
Fue una sorpresa que no esperaba
y que nunca creí de imaginar.
Pero luego de cargar el peso
de una procesión ausente de fin,
absolví que de aquella figura
algo me estaba percatando.
Sentada en el banco de esa plaza,
por más largo que haya sido el tiempo
y por más dolor que se soslaye,
tú siempre estuviste esperando.

caminando-en-la-noche

 

—————————————————————–

Pighini Ramiro

…las cosas se dan “por azar”

Permalink Dejar un comentario